Posts Tagged ‘Robo

07
Jun
11

El estacionamiento

Ayer tuve que visitar una oficina en la col. Del Valle. Es bastante difícil encontrar lugar para estacionarse en la zona, y me estacione a dos cuadras en un estacionamiento público. Siempre he creído que es más barato pagar una o dos horas de estacionamiento, que un carro nuevo en caso que me lo robaran, lo mismo si solo le roban partes, y, aunque lo tenga asegurado siempre hay un pago de deducible, así que prefiero los estacionamientos, sin embargo, en muchas ocasiones es toda una aventura el dejar el auto en un lugar de estos.

Lo primero que hago antes de bajar del auto, es revisar si traigo discos compactos (cds), cuantos y cuales, ya que en más de una ocasión me los han robado. En una ocasión se llevaron todas las cajas de los cds, sin darse cuenta que estaban vacías, ya que los cds estaban dentro del aparato de sonido. También veo si tengo algunas monedas en el cenicero, y las retiro todas, ya que también me las han robado. Por último, al entregar el auto, menciono a la persona que me lo recibe, que mis lentes para sol se encuentran en el auto, junto con mis discos, se los muestro, y camino alrededor del auto para que verifiquemos juntos si tiene algún golpe o rayón en la pintura.

Todas estas precauciones, son solo parte de la aventura; al regresar al estacionamiento, se repite la rutina en sentido inverso, y hace ya un rato que no me roban nada (además de discos, me han robado libros, la llanta de refacción, y hasta me cambiaron la batería en una ocasión).

Pero ahí no para todo. El día de ayer que estuve en esta oficina, al regresar por mi auto, entregué el boleto para que me realizaran el cobro en la caja, y, mi error, no realicé mi rutina de, frente al cajero, revisar la hora de entrada, revisar mi reloj, hacer el cálculo de cuanto debo de pagar  y decirlo antes de entregarle mi boleto. Gracias a esta rutina, hace mucho que no me cobraban de más, pero ayer fue la excepción: entregué mi boleto, y cuando me dijeron la cantidad a pagar, caí en cuenta que no había hecho mi rutina, así que antes de pagar, hice las cuentas y ví que me estaban cobrando de más. Se lo comenté de manera amable al cajero, preguntando si no había cometido un error, ya que yo creía que era menos. Sin la menor vacilación, contesto rotundamente que no, que eso era lo que debía pagar. Entonces le comenté que había estado menos tiempo, y que el monto debería ser menor. Tomó el boleto lo vió, y repitió que no. Entonces ya molesto, le pedí que me dejara ver la hora marcada en el boleto, para demostrarle que estaba equivocado. Me dijo que el ya lo había verificado y que era correcto, y se negó a enseñarme el boleto. Para no alargar la historia, pagué lo que me dijo, y esperé que me entregaran mi auto. Al llegar, realicé mi rutina de revisión, ahora más detallada y tardada que de costumbre, llegando a revisar si no faltaba la herramienta y la llanta de refacción. El chofer que me entregó el auto comento un poco en son de broma que si desconfiaba, que ahí no eran rateros, y mi respuesta fue que no desconfiaba de él, sino del cajero que sí era un ratero, y me disculpé por no darle propina, pidiéndole que se la cobrara al cajero del dinero que me había robado. Acto seguido salí del estacionamiento, molesto conmigo mismo por no haber podido evitar que me robaran.

El alcalde en Don Gato

Me sentí el alcalde de Don Gato: me acaban de timar, de estafar de engañar, de asaltar y de robar. ¡Me vieron la cara!

¿Qué pasa con esta gente que roba de manera descarada? Para evitarle una situación penosa al cajero, le ofrecí una salida pidiéndole que verificara para ver si no había cometido un error. En muchos casos esto me funcionó, ofrecieron disculpas y me cobraron lo correcto, pero este señor ratero, le importó poco, y con todo el descaro del mundo me robó. No fue mucho dinero, de hecho era el equivalente a lo que hubiera dado de propina, pero el hecho es que el señor no tiene valores, integridad, honestidad, honradez ni nada que se le parezca, y se la ha de aplicar a todos o muchos de los automovilistas, y si multiplicamos 7 pesos por auto, si se anda robando una cantidad grande por día, me atrevería a asegurar que más de 3 veces el salario mínimo.

La parte buena es que muchos estacionamientos han instalado sistemas en los que en una pantalla se vé el monto total a pagar, y los cajeros ya no pueden hacer de las suyas, sin embargo, aún existen muchos de estos estacionamientos donde el cajero saca la cuenta y cobra, en muchas ocasiones con “errores” a su favor.

Mis recomendaciones:

1.- Antes de bajar del auto verifiquen que objetos de valor hay en el mismo, no solo los propios, a veces la esposa o los hijos dejan algo.

2.- No dejen cosas de alto valor (ipods, computadoras, celulares), ya que aunque los reporten, son susceptibles de robo, y es bastante engorroso tratar de recuperarlos o que los pague el estacionamiento.

3.- Reporten todo lo que dejen y que se anote en el boleto.

4.- Revisen su auto por fuera al entregarlo y al recibirlo.

5.-Revisen su boleto antes de entregarlo al cajero, sacando la cuenta exacta de lo que deben pagar.

En un mundo ideal con gente honesta, nada de esto sería necesario. Aunque nunca hemos estado en un mundo ideal, creo que antes esto no pasaba, ojalá y recuperemos esos valores que se tenían antes y nos permitían una mejor convivencia.

Salu2

Anuncios
03
Jun
11

Clonando dinosaurios y tarjetas

The sixth day, Arnold Schwarzenegger

Cada vez que escucho la palabra clonación, vienen a mi mente varias cosas; la oveja Dolly, los dinosaurios de Parque Jurásico, el sexto día de Arnold Schwarzenegger, y la canción “My clone sleeps alone” de Pat Benatar http://www.youtube.com/watch?v=-R7LaLaKAGM. El primer caso se trata de ciencia pura, el primer mamífero clonado por allá de 1993. Los otros 3 son ciencia ficción, siendo mi favorito Parque Jurásico, el libro, más que la película, ya que Michael Crichton tenía un don especial para cautivar al lector y hacerlo pensar que lo que escribía era 100% posible con las bases científicas que daba.

En la actualidad, cuando se habla de clonación, la mayoría de la gente en nuestro país piensa primero en delitos, más que en cuestiones de ciencia.

Clonación

Martha Debayle

Escuchaba el programa de Martha Debayle en el radio (96.9 fm), y tenía como invitados a  Ricardo Rodríguez, Subprocurador de servicios de PROFECO; Eduardo Muriel. Director de Blindaje Empresarial; Marco Carrera Vocero de la CONDUSEF; Jesús Rodríguez, Subprocurador de Averiguaciones Previas de la procuraduría capitalina y Miguel Leyva, Fiscal de delitos financieros de la PGJDF y hablaban de tipos de fraude que existen, tales como malversación de activos, fraudes contables y corrupción. Dentro de estos se habló principalmente de la clonación de tarjetas, el uso de cheques de cuentas falsas, usurpación de identidad, los productos maravillosos/ milagrosos, y por último, los fraudes a empresas.

Cada uno de los temas que tocaron, merece una mención propia, y trataré de escribir sobre cada uno; en esta ocasión nos referiremos a la clonación de tarjetas. Primero algunos datos que nos dio Martha:

  • De acuerdo con la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, en 2008 la clonación de tarjetas afectó a 35 millones de usuarios.
  • En 2 minutos una tarjeta pueda ser clonada y en 5min se puede vaciar su contenido.

En 2008 no fui uno de los 35 millones a quienes clonaron la tarjeta, pero antes sí me sucedió, y más de una vez, pero afortunadamente no me costó dinero, ya que el banco detectó a tiempo el uso irregular de la tarjeta, y me buscó para confirmar las compras. Por supuesto negué haberlas hecho, y el banco canceló mi tarjeta y me envió una nueva, sin cobrarme nada de lo que se había comprado con la misma. A dos amigos míos les pasó lo mismo y al mismo tiempo que a mi, ya que en esa ocasión que nos clonaron las tarjetas, fue a los tres en el mismo restaurante de la ciudad de Monterrey. La parte simpática del asunto, fue que a uno de ellos le realizaron una gran cantidad de cargos (más de 50 mil pesos, pero hace 10 años eso era mucho dinero), en compras en establecimientos Sanborn’s del país, todos en diferentes establecimientos, y con poco tiempo entre uno y otro, y siempre compras de electrónicos (sistemas de sonido y pantallas entre otros). Al igual que yo, reportó el robo/clonación de su tarjeta, y no le cobraron nada de esto, pero un mes después, recibió por parte de Sanborn’s una tarjeta ya activada, con un límite de crédito bastante bueno, por ser cliente distinguido. En mi caso no pasó nada.

Sanborn's casa de los azulejos

En otra ocasión, me clonaron la tarjeta de débito, en un cajero automático. Como no me di cuenta de inmediato, en dos días vaciaron mi cuenta. Nuevamente acudí al banco para aclarar la situación, y mi dinero me fue regresado 30 días después, pero no me pude librar del pago de cuotas por intento de sobregirar la tarjeta como 20 ocasiones. Al parecer los delincuentes no pararon cuando vaciaron la cuenta y siguieron intentando por todos los medios de sacarle más dinero. Ahí no valió que alegara que yo no había sido, y tuve que pagar estas cuotas. Al menos recuperé el monto fuerte.

Estos delincuentes (los que clonan las tarjetas, no los que cobran las cuotas), trabajan en muchas ocasiones en contubernio con meseros de los establecimientos. ¿Cómo lo hacen? No lo sabía hasta hace poco, ya que nunca pierdo de vista mi tarjeta, y siempre pido que se lleve a mi mesa el aparatito para realizar el cobro. Un amigo me envió la siguiente liga, en la que se puede ver como clonan las tarjetas: http://www.youtube.com/watch?v=JNs5EwYMaDo <http://www.youtube.com/watch?v=JNs5EwYMaDo&gt;

Además podemos ver la foto de un skimmer publicada por Martha, que es el aparatito que usan para copiar los datos de la tarjeta.

El concepto que usan es “si puede ser fabricado, puede ser copiado”

Skimmer, usado para clonación de tarjetas

Tengan cuidado en antros y restaurantes. Este tipo de fraude es más común de lo que nos imaginamos.

También hay que tener cuidado al usar cajeros automáticos, ya que estos delincuentes instalan aparatos para copiar la tarjeta, e incluso llegan a instalñar cámaras para ver el NIP  que tecleamos. La sugerencia sería no usar cajeros que den directo a la calle, sino solo aquellos dentro de bancos y cenmtros comerciales, no hacerlo en la noche, y cubrir el teclado al marcar el número confidencial.  Sencillas recomendaciones que nos ahorrarán muchos dolores de cabeza.

Por mi parte trataré de seguir pensando en la clonación en términos de ciencia y ciencia ficción. Tal vez algún día veamos nuevamente dinosaurios o al pájaro Dodo.

Otro día hablaremos de los otros tipos de fraude.

Salu2

 

23
May
11

El cambio en la nevería y la laptop robada

Nevería Chiandoni

Este fin de semana pasaron dos cosas que les quiero comentar. Una de ellas muy sencilla, estaba yo con mi hijo y varios de sus amigos en una nevería, y al momento de pagar, me dieron mal el cambio: me dieron 50 pesos de más. Llamé a la mesera y le comenté que mi cambio estaba mal, que me había dado 50 pesos extras y que se los regresaba. Puso cara de asombro, pero fue a la caja y regresó el dinero. Uno de los niños me dijo que era muy tonto, que me los hubiera quedado, al fin no se habían dado cuenta y era su error. Aproveché la ocasión, para una lección sobre valores, y sin hacer mucho teatro, les indiqué a todos, que lo correcto era devolverlo, porque no era mi dinero, esto independientemente de que ese faltante podrían cobrárselo a la cajera al final del día, o, si no lo hacían, era dinero que perdía el dueño de la nevería, quien había arriesgado su capital para poner un negocio. Finalmente, lo principal era que había que devolverlo porque era lo correcto. Al parecer lo entendieron, y no hubo más comentarios al respecto.

Toño Esquinca

Después escuché en el radio, en el programa de Toño Esquinca, a una chica que había extraviado su computadora en el aeropuerto, y solicitaba que si alguien la había encontrado, que se la devolviera. Grande fue mi sorpresa, cuando llamó u joven diciendo que la tenía en su poder, ya que ella la había olvidado al subir al taxi. Una posibilidad en miles, de que la persona que lo encontró, estuviera en ese momento escuchando el radio en la misma estación. Pero no paró ahí, mayor fue mi sorpresa, cuando este tipo (perdón, pero ahora lo desprecio), dijo que quería una recompensa por devolver las cosas, al menos la mitad de lo que valían. Un tipo carente de valores, a quien sus papás tal vez no le enseñaron lo del cambio en la nevería, o, si lo hicieron, le valió gorro y decidió andar por el mundo quedándose cosas que no le pertenecen. De ahí al robo directo no hay más que un paso. Este tipo nefasto, dio muchas “razones” y explicaciones de porque quería el dinero, incluyendo que era culpa de la chica por descuidada, que se lo merecía, que la empresa en que trabaja debería despedirla, y de nada valió que Toño Esquinca le pidiera que lo devolviera, que le dijera que era equivalente a un secuestro, pidiendo rescate, e incluso le ofreció darle alguna recompensa (me imagino que unos discos o boletos de los que regalan en la estación), pero el tipo quería dinero, no cedió, y se quedó con las cosas. Eso sí, siempre se negó a dar su nombre.

Hoy lunes por la mañana, comentó el locutor de radio, que esta persona no contestó sus llamadas fuera del aire, y que ya tenían su nombre, sin embargo su decisión fue quedarse la computadora (lap top rosa por si lo ven), los documentos que incluían el pasaporte de esta chica, su cartera  con el dinero en efectivo, y en dos palabras ROBARSE TODO. Tuvo el cinismo de decirlo al aire en el radio, que si no le pagaban se quedaba las cosas, y lo hizo. Recordé las caricaturas de Don Gato, en la que “por la ley de lo caido caido… ¡somos ricos!”, se quedan con una maleta llena de dinero; la diferencia estriba, en que en la caricatura, no habían documentos que sirvieran para identificar al dueño y devolverla, y en este caso si los habían. Quedarse con algo que uno se encuentra, y no es posible identificar al dueño, tal vez no sea malo, pero se debe hacer el esfuerzo por entregarlo a su legítimo dueño.

Habrá quien diga que el tipo intento regresar las cosas, y que algo bueno hay, pero yo creo que buscó lo más fácil, obtener dinero del dueño, ya que tratar de vender las cosas no es fácil. ¡Que bajo cayó! Solo espero que si alguno de sus amigos, parientes, conocidos o compañeros de trabajo lo reconoció en el radio, le exija devolver las cosas, o en su defecto, lo denuncie. Ojalá la empresa en que trabaja lo vea, y sea a él a quien exijan cuentas por su actitud deshonesta, y no a la chica por un descuido.

Señores, es hora de hablar con nuestros hijos, con nuestros compañeros, amigos, parientes y conocidos, y exigir que se comporten con honestidad.

Ayn Rand

Por último, les comparto un pensamiento que leí de Ayn Rand:

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes no trafican bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un inútil sacrificio, entonces podrá reconocer que esa sociedad está condenada”

Cuando me dijo un niño que era un tonto por ser honrado, no me sentí mal, sino que traté de enseñarlo, pero veo que hay muchos adultos que así ven la honradez el día de hoy. ¿Estaremos cerca de salvarnos, o nuestra sociedad ya está condenada?

Salu2

28
Mar
11

El robo entre amigos

Hoy iba a escribir algo que estaba preparando sobre el respeto, pero voy a dejarlo para otra ocasión. Les hablaré un poco los amigos de mi hijo.

La semana pasada salió en un campamento de 3 dias y dos noches organizado por su escuela, dado que los niños están por terminar sexto año de primaria, y se conocen de hace al menos 6 años (algunos más). Era una oportunidad para que los niños convivieran entre sí, en un ambiente fuera de la escuela, sin padres ni maestros (iban algunos maestros por cuestiones de la SEP), y los niños salieron contentos al campamento.

El viernes por la noche regresaron a la ciudad, todos muy contentos de lo vivido, y comentando que había valido la pena. Los papás felices de ver a nuestros hijos contentos de haber vivido una experiencia nueva.

Ahora, como en todas las entradas de este blog, pasaremos a los valores. Mi hijo regresó sin una playera de sus favoritas. Podríamos creer que por error alguien más la guardó entre sus cosas al empacar, pero no fue así, y ahora leerán porqué: También desapareció el dinero que llevaba para comprar dulces en la tienda del lugar, LO ROBARON. No fue el único niño que se quedó sin dinero, a otro de sus amigos, le pasó lo mismo, y tal vez esta semana me entere de algunos más, ya que solo han pasado dos días y no he platicado con muchos padres. El tercer problema: para muchas de las actividades del campamento, tenía que despojarse de sus anteojos, para evitar algún accidente, y en una de esas ocasiones, los guardó en la cangurera de otro de sus amigos que también usa anteojos y consideraron que era seguro, ya que así no se perderían. Al terminar la actividad buscaron los anteojos, y la cangurera ya no tenía el dinero del niño, ni los anteojos de mi hijo, aunque los anteojos del otro niño si estaban. Por último, llevó una toalla nueva con un personaje que le gusta, y que mostró a sus amigos el primer día. Esta toalla también fue robada.

Después de pensarlo mucho tiempo concluí que el dinero sí fue robado, la toalla sí fue robada, aunque la playera y los anteojos, aunque también considero que los robaron, ya no fue por obtener algún beneficio, o tener un objeto que deseaban, sino que fue por ocasionar un daño a mi hijo.

Hablamos de niños de 12 años, que se conocen de hace mucho tiempo, y que los padres nos conocemos, y en muchos casos incluso hay una amistad. Me queda claro que esto no fue hecho por los niños con los que convive diariamente, ni por aquellos con los que tenemos amistad de años, incluso a nivel padres. ¿Quién o quienes lo hicieron? No creo que lo vaya a saber, pero si creo que si mi hijo llegara a casa con una toalla que no es la suya, trataría de averiguar de quien es para devolverla. Probablemente el niño dirá que se la regalaron o que la ganó como premio en el campamento, pero no creo que sea el niño quien hizo esto por si mismo, creo que lo hizo debido a la educación que está recibiendo en su casa. No le han enseñado valores, ética, honestidad, etc. Debe ser una familia en la que impera le ley del más fuerte, quizá incluso con violencia doméstica. Uno o ambos padres carentes de escrúpulos y de valores, o quizá sea una “familia”, y lo pongo así entre comillas, porque no se si ese sería el término correcto, en la que los padres no se preocupan por los hijos, no les prestan la menor atención, no saben lo que hacen o dejan de hacer, y tal vez sea la forma en la que el niño busca tener un poco de atención.

Algunos pueden creer que no fué un niño, sino alguien más en el campamento, pero les puedo decir que no se habían dado robos en el lugar, no había niños de otras escuelas, y lo de los anteojos es claro indicio de que no era el dinero el único fin.

Lo único que me queda claro es que estamos preparando a nuestros hijos con una serie de valores que otros no tienen, y nunca faltará el que se quiera aprovechar de eso (vean el comentario de Jesús en about). Lo que estamos haciendo como padres ahora, es enseñar a nuestros hijos que deben vivir con esos valores, pero al mismo tiempo deben saber que hay otros que carecen de ellos y deben saber defenderse.

Algo malo que sale de aquí, es que un niño que confiaba en sus amigos ciegamente, ahora cree que no puede confiar en nadie, y eso es algo que puede tener consecuencias a futuro.

Sigo convencido que lo mejor es enseñarles todo lo que su abuelo me enseño, y agregarle que deben tener cuidado, ya que el mundo no es ideal, y existen personas que actúan totalmente en contra de lo que yo les enseño.

Salu2 de un padre enojado.




Es hora de cambiar las cosas.

México D.F.

Archivos

octubre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 8 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: