23
May
11

El cambio en la nevería y la laptop robada


Nevería Chiandoni

Este fin de semana pasaron dos cosas que les quiero comentar. Una de ellas muy sencilla, estaba yo con mi hijo y varios de sus amigos en una nevería, y al momento de pagar, me dieron mal el cambio: me dieron 50 pesos de más. Llamé a la mesera y le comenté que mi cambio estaba mal, que me había dado 50 pesos extras y que se los regresaba. Puso cara de asombro, pero fue a la caja y regresó el dinero. Uno de los niños me dijo que era muy tonto, que me los hubiera quedado, al fin no se habían dado cuenta y era su error. Aproveché la ocasión, para una lección sobre valores, y sin hacer mucho teatro, les indiqué a todos, que lo correcto era devolverlo, porque no era mi dinero, esto independientemente de que ese faltante podrían cobrárselo a la cajera al final del día, o, si no lo hacían, era dinero que perdía el dueño de la nevería, quien había arriesgado su capital para poner un negocio. Finalmente, lo principal era que había que devolverlo porque era lo correcto. Al parecer lo entendieron, y no hubo más comentarios al respecto.

Toño Esquinca

Después escuché en el radio, en el programa de Toño Esquinca, a una chica que había extraviado su computadora en el aeropuerto, y solicitaba que si alguien la había encontrado, que se la devolviera. Grande fue mi sorpresa, cuando llamó u joven diciendo que la tenía en su poder, ya que ella la había olvidado al subir al taxi. Una posibilidad en miles, de que la persona que lo encontró, estuviera en ese momento escuchando el radio en la misma estación. Pero no paró ahí, mayor fue mi sorpresa, cuando este tipo (perdón, pero ahora lo desprecio), dijo que quería una recompensa por devolver las cosas, al menos la mitad de lo que valían. Un tipo carente de valores, a quien sus papás tal vez no le enseñaron lo del cambio en la nevería, o, si lo hicieron, le valió gorro y decidió andar por el mundo quedándose cosas que no le pertenecen. De ahí al robo directo no hay más que un paso. Este tipo nefasto, dio muchas “razones” y explicaciones de porque quería el dinero, incluyendo que era culpa de la chica por descuidada, que se lo merecía, que la empresa en que trabaja debería despedirla, y de nada valió que Toño Esquinca le pidiera que lo devolviera, que le dijera que era equivalente a un secuestro, pidiendo rescate, e incluso le ofreció darle alguna recompensa (me imagino que unos discos o boletos de los que regalan en la estación), pero el tipo quería dinero, no cedió, y se quedó con las cosas. Eso sí, siempre se negó a dar su nombre.

Hoy lunes por la mañana, comentó el locutor de radio, que esta persona no contestó sus llamadas fuera del aire, y que ya tenían su nombre, sin embargo su decisión fue quedarse la computadora (lap top rosa por si lo ven), los documentos que incluían el pasaporte de esta chica, su cartera  con el dinero en efectivo, y en dos palabras ROBARSE TODO. Tuvo el cinismo de decirlo al aire en el radio, que si no le pagaban se quedaba las cosas, y lo hizo. Recordé las caricaturas de Don Gato, en la que “por la ley de lo caido caido… ¡somos ricos!”, se quedan con una maleta llena de dinero; la diferencia estriba, en que en la caricatura, no habían documentos que sirvieran para identificar al dueño y devolverla, y en este caso si los habían. Quedarse con algo que uno se encuentra, y no es posible identificar al dueño, tal vez no sea malo, pero se debe hacer el esfuerzo por entregarlo a su legítimo dueño.

Habrá quien diga que el tipo intento regresar las cosas, y que algo bueno hay, pero yo creo que buscó lo más fácil, obtener dinero del dueño, ya que tratar de vender las cosas no es fácil. ¡Que bajo cayó! Solo espero que si alguno de sus amigos, parientes, conocidos o compañeros de trabajo lo reconoció en el radio, le exija devolver las cosas, o en su defecto, lo denuncie. Ojalá la empresa en que trabaja lo vea, y sea a él a quien exijan cuentas por su actitud deshonesta, y no a la chica por un descuido.

Señores, es hora de hablar con nuestros hijos, con nuestros compañeros, amigos, parientes y conocidos, y exigir que se comporten con honestidad.

Ayn Rand

Por último, les comparto un pensamiento que leí de Ayn Rand:

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes no trafican bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un inútil sacrificio, entonces podrá reconocer que esa sociedad está condenada”

Cuando me dijo un niño que era un tonto por ser honrado, no me sentí mal, sino que traté de enseñarlo, pero veo que hay muchos adultos que así ven la honradez el día de hoy. ¿Estaremos cerca de salvarnos, o nuestra sociedad ya está condenada?

Salu2

Anuncios

5 Responses to “El cambio en la nevería y la laptop robada”


  1. 1 woodyddg Diana
    noviembre 18, 2011 en 1:40 pm

    Hola, yo también soy una pernsona a quien le gustan vivir valores y principios buenos, de hecho también escuché al tipo “sinvergüenza” de la computadora, sinceramente me idignó mucho escucharlo, no lo podía creer y eso me impulsó a seguir con mi forma de vivir, y a demostrar que en verdad es mejor vivir honestamente y agradezco tanto saber que aún hay gente a quien le preocupa seguir con principios elevados, ayer escuché una frase que dice “Lo que hagas en esta vida, tendrá eco ne la eternidad” yo asi lo creo y me esfuerzo diariamente por enseñar, por medio de mi ejemplo, a los que me rodean que es mejor ser honesto y que al final del camino nos vamos a quedar con las cosas buenas que hemos hecho. Felicidades por seguir este camino

  2. mayo 26, 2011 en 3:55 pm

    amigo solamente un comentario don Gato es mi heroe, saludos

  3. 3 Victor Barton
    mayo 24, 2011 en 12:07 pm

    Muy bien dicho Don Carlos. Hace poco lei un articulo sobre una familia que encontro $45,000 dolares en el atico de una casa que recientemente compraron. Como buenos ciudadanos, llamaron al dueño anterior y le dejaron saber. Turna de que el dinero fue lentamente ahorrado por el padre del dueño anterior y nunca tuvo la oportunidad de entregarcelo a sus hijos porque le dio un ataque al corazon. Pero gracias a la honestidad de los nuevos dueños, su sacrificio no fue en vano y se cumplio una de sus metas desde el otro lado de la vida. Siempre nos hace bien ser recordados que la honestidad, aunque no siempre provee riquezas rapidamente, si nos da paz en abundancia.

    • junio 15, 2011 en 8:34 am

      Gracias por tu cometario Victor. Lo que comentas nos demuestra una vez más que siguen existiendo personas honestas en este mundo. Solo necesitamos demostrar que somos más.
      Salu2

  4. 5 Leonardo Vitela
    mayo 23, 2011 en 11:36 pm

    Rufo Vitela Esparza, mejor conocido como Prof. Ruffo E. Vitela, fue gemelo de mi abuelo, me interesa conocer su descendencia. Será posible establecer contacto?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Es hora de cambiar las cosas.

México D.F.

Archivos

mayo 2011
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 8 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: