Posts Tagged ‘Los motivos del lobo

25
mar
11

Los Motivos del Lobo

El título no es mío, es el nombre de un poema de Ruben Darío, que leí cuando estaba en la primaria, tal vez a los 8 o 9 años, y que me impactó sobremanera, aunque en aquel entonces quizá no comprendiera lo profundo de su contenido. Lo aprendí de memoria, y a la fecha recuerdo casi todo y puedo decir cerca del 80% del mismo (prefiero leerlo, ya que así la memoria no me juega malas pasadas). Para quienes no lo han leido, lo encontrarán como una página extra dentro de este blog en este link. Les recomiendo lo vean antes de seguir leyendo.

Ahora veamos lo que, además de la calidad y el contenido poético del mismo, nos atañe en el tema principal de este blog:

Cuando Francisco de Asis habla por primera vez con el lobo, le pregunta porqué ataca a los hombres, y este responde que lo hace por hambre, sin embargo, ha visto en muchas ocasiones a hombres cazando, matando y torturando animales, y no por hambre. La respuesta de Francisco de Asis es: “En el hombre existe mala levadura…   más el alma simple de la bestia es pura”. Esta aseveración no sé que tan real sea, pero considero que existen muchos hombres que actúan mal, solo por el placer de ver a otros sufrir. Carecen de empatía con el sufrimiento ajeno. Una falta de valor humano que nos señala Ruben Darío en su poema, mientras que los animales no matan por placer.

Para evitar los ataques del lobo a los aldeanos, Francisco lo lleva a la aldea a que viva con ellos, y ellos le den alimento, lo cual sucede y dura hasta que Francisco se ausenta del pueblo y el lobo recomienza sus ataques.

Aquí la parte más importante del poema. Francisco de Asis busca nuevamente al lobo para recriminarle su conducta y exigir una explicación. La respuesta del lobo inicia diciendo “Hermano Francisco, no te acerques mucho…”, con lo cual demuestra que lo respeta por ser quien es, pero podría llegar a atacarlo si se siente amenazado. La explicación que da:

Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,

Hasta aquí, el lobo describe las malas acciones y falta de valores de los aldeanos, y que sus actitudes están lejos de lo que quisiéramos, viven con envidia, saña, odio, ira, como al haber algún pleito “…perdían los débiles, ganaban los malos,” Algo común en nuestros días, los fuertes se aprovechan de los débiles, y ya no es solo la fuerza física, implica relaciones, armas, contactos, posición en los trabajos, puestos políticos, poder económico, etc. pierden los débiles y ganan los malos. Sin embargo, podría decirse, que, a pesar de que ve las actitudes, estás no le han afectado directamente al lobo, ya que se encuentra ajeno a estas relaciones, sin embargo:

y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.

Ahora sí resulta afectado el lobo, su comportamiento ha sido ejemplar, a todos ayuda, a todos considera sus “hermanos”, sin embargo, esta postura lo ha convertido en “el débil”, de quien todos deciden aprovecharse, y, dado que no se defiende, lo apalean y sacan del pueblo…

Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.

Siente ira y odio por los aldeanos, y revive en él su naturaleza de lobo, más en comparación, no se siente malo, ya que nuevamente, su actitud no es por placer como nos dice a continuación:

y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

Su actitud no és más que el reflejo de su naturaleza, matar para poder vivir. Cazar para comer, atacar solo en defensa propia. Su actitud de “lobo malo” no es por placer, no ataca a los débiles para divertirse, sino que lo hace por necesidad, eso es lo que lo diferencía de esa mala gente.

Considero que los que actuamos de acuerdo a una serie de valores que aprendimos desde niños, somos como el lobo (al menos yo me identifico con este personaje por varias cosas), que actua lo mejor posible, pero por esto lo ven como el débil. Todos aquellos corruptos, insolentes, para usar el término del Dr. Rosen, son representados por los aldeanos, y se aprovechan de aquellos que no se defienden. Como indico en la página de inicio, es momento de cambiar el rumbo, no se trata de ser malos como el lobo, sino de dejar de ser apáticos, de actuar de manera recta y hacer que aquellos que no lo hacen, se den cuenta que nosostros somos más.

Terminando con la parte de ética y moral, este poema es para disfrutarse una y otra vez. Hay quienes escuchan la misma canción mil veces, o ven la misma película una y otra vez, e incluso quienes releen sus libros favoritos. Para mi, este es uno de los poemas que más disfruto, y leo y releo sin que me canse, es como un viejo amigo, no importa cuanto tiempo pase sin que lo lea, reencontrarlo siempre es grato. Espero lo disfruten tanto como yo.

Salu2




Es hora de cambiar las cosas.

México D.F.

Archivos

julio 2014
L M X J V S D
« dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 8 seguidores


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: